¿Secadoras de evacuación o condensación?

¿Secadoras de evacuación o condensación? ¿Cuál elegir? ¡Te ayudamos a tomar la mejor decisión!

En un post anterior hablamos sobre las diferencias entre las secadoras de condensación y las secadoras con bomba de calor. Sin embargo, en el mercado no solo existen estos dos tipos de secadoras; también encontramos las secadoras de evacuación. ¿Te gustaría en qué se diferencian las secadoras de evacuación de las de condensación? En ese caso, no te pierdas este post, que te ayudará a tomar la mejor decisión: ¿secadoras de evacuación o condensación

Secadoras de evacuación

Las secadoras de evacuación son las que salieron primero al mercado. Funcionan a través de una tecnología muy sencilla, ya que toman el aire del exterior y lo calientan a través de unas resistencias eléctricas. Una vez caliente, el aire es introducido en el interior del tambor donde se encuentra la ropa mojada. La humedad de las prendas pasa al aire y, posteriormente, este es expulsado al exterior a través de un tubo. 

Secadoras de condensación

Las secadoras de condensación utilizan una tecnología más compleja. Aunque también emplean resistencias eléctricas para calentar el aire, no expulsan el aire al exterior como las anteriores. En lugar de sacarlo, el aire es convertido en vapor de agua y, cuando el agua se enfría, esta es recogida en un depósito que se debe vaciar de forma periódica. 

Algunos modelos ofrecen la posibilidad de sustituir el depósito de agua por un desagüe, que se puede conectar a la salida de agua de la lavadora. De esta manera, no será necesario vaciar el depósito constantemente. 

¿Secadoras de evacuación o condensación?

La principal ventaja de las secadoras de evacuación es que son más económicas que las secadoras de condensación. De hecho, suelen ser las más baratas del mercado. Sin embargo, las secadoras de condensación garantizan un menor consumo energético gracias a su sofisticada tecnología, así como al ahorro que supone reutilizar el aire en lugar de expulsarlo e introducir aire nuevo de manera constante, como ocurre en las secadoras de condensación.

Respecto a la instalación, es destacable el hecho de que las secadoras de evacuación no se pueden ubicar en cualquier sitio, ya que necesitan una salida al exterior donde se pueda colocar el tubo por el que el aire húmedo es expulsado. 

Por el contrario, las secadoras de condensación no requieren de una salida de aire, por lo que se pueden colocar en cualquier espacio del hogar, ofreciendo una instalación más sencilla. Esto se cumple en el supuesto de las secadoras con su propio depósito de agua, ya que las secadoras con desagüe se deben colocar cerca de la salida de agua, por ejemplo, próximas a la lavadora.

Como la tecnología que incorporan las secadoras de evacuación es más sencilla que la de las secadoras de condensación, hay menos riesgo de que se produzcan averías. Sin embargo, el tubo que incorporan para expulsar el agua requiere un mayor esfuerzo de mantenimiento.

Uno de los inconvenientes de las secadoras de condensación en relación con el mantenimiento es que se debe vaciar el depósito de agua de forma periódica para garantizar el correcto funcionamiento de la secadora. 

Si te preguntas cuál de los dos tipos de secadoras es mejor, no tenemos una respuesta definitiva porque todo depende de las necesidades que tengas y del lugar donde vayas a ubicar la secadora. Por lo tanto, deberás tomar tu decisión teniendo en cuenta ambos factores.

Independientemente de si eliges una de las secadoras de evacuación o condensación, te aseguramos que podrás disfrutar de todas las ventajas que supone tener la ropa seca y lista siempre que la necesites. ¿A qué esperas para visitar nuestra tienda de electrodomésticos online y elegir la que mejor encaje contigo?

}