¿Qué son los lavavajillas con zeolitas?

Los lavavajillas con zeolitas garantizan un secado óptimo de la vajilla y ayudan a reducir el consumo.

¿Te gustaría que tu vajilla estuviera siempre impoluta y brillante y que ese brillo se mantuviera durante más tiempo? Sabemos lo que necesitas: un lavavajillas con zeolitas. Gracias a esta tecnología, ya no tendrás que preocuparte por el aspecto de la vajilla, ni siquiera por el de la vajilla más delicada, pues todos los platos, vasos y el resto de utensilios estarán siempre en perfecto estado. 

¿Qué son las zeolitas?

El sistema de secado con zeolitas fue desarrollado por primera vez por el grupo BSH, fabricante de marcas como Bosch y Siemens. En la actualidad, estas dos marcas son las únicas que tienen la exclusiva de su uso.

Pero ¿qué son las zeolitas? Es posible que no lo sepas, pero las zeolitas ya están presentes en tu vida. Se utilizan para evitar que las zapatillas de deporte desprendan olores y para depurar el agua de las piscinas. Asimismo, es uno de los ingredientes de algunos cosméticos, pues este mineral ayuda a eliminar toxinas, por lo que tiene un efecto calmante y renovador. Pero estos sectores no son los únicos que conocen las propiedades de las zeolitas. También se usan en el refinamiento del petróleo o incluso en arquitectura. 

Las zeolitas son unos minerales aluminosilicatos cuya superficie porosa es capaz de absorber la humedad de la vajilla por completo y transformarla en calor. Esta tecnología garantiza resultados de secado óptimos, incluso en los materiales más difíciles de secar, como los recipientes de plástico. Además, como no no se superan los 45 ºC de temperatura, conseguirás un mayor ahorro de energía y podrás descargar el lavavajillas en cuanto termine el programa, ya que el vapor residual se minimiza.

¿Cómo funcionan las zeolitas?

Las zeolitas no son visibles y no entran en contacto con la vajilla en ningún momento, ya que se encuentran en un depósito ubicado en la base del lavavajillas. No necesitan mantenimiento o cambios de ninguna clase, ya que se regeneran automáticamente en cada fase de lavado. Por lo tanto, duran toda la vida útil del lavavajillas. 

La humedad generada durante la fase de aclarado es conducida al depósito de zeolitas, lugar en el que se transforma en aire seco y caliente. Dicho aire se introduce de nuevo en el interior del lavavajillas durante el ciclo de lavado para secar la vajilla. Al no tomar aire del exterior durante el proceso de secado, se obtiene la máxima higiene.

Ventajas de los lavavajillas con zeolitas

Los lavavajillas con zeolitas permiten reducir el consumo de energía y, en consecuencia, disminuir el importe de la factura de la luz. Esto se debe al hecho de que no precisan de un consumo energético extra, ya que lo que hacen es transformar la humedad en aire caliente. Además, garantizan un consumo de agua mínimo, pues solo utilizan 9,5 litros de agua en cada ciclo.

Gracias a estos minerales, conseguirás resultados de secado y brillo excepcionales, tanto en las piezas de cristal como en la vajilla de materiales como porcelana, acero inoxidable y plástico. Por lo tanto, podrás colocar de nuevo la vajilla en su sitio nada más sacarla del lavavajillas sin necesidad de secarla a mano. Y, como no emplean temperaturas muy elevadas durante el lavado, garantizan un cuidado óptimo de las copas de cristal y de la vajilla más delicada.

Pero eso no es todo. Al ser un sistema descalcificador autómatico, impide que la vajilla pierda su brillo original. De esta manera, con estos minerales se contrarresta la corrosión del cristal y se optimiza el proceso de limpieza.

En resumen, con los lavavajillas con zeolitas obtendrás un secado eficaz, uniforme, potente y suave de toda la vajilla al tiempo que reduces el consumo de agua y energía.

}