¿Por qué la placa de inducción no detecta la sartén?

¿Tu placa de inducción no detecta la sartén? Descubre las causas de este problema y ponle fin de inmediato.

¿Tu placa de inducción no detecta la sartén ni otros utensilios de cocina que deseas utilizar? Descubre las posibles causas de este problema y ponle fin de inmediato. Así, ya no tendrás ningún problema a la hora de cocinar y podrás volver a preparar tus recetas favoritas de forma óptima.

¿Por qué la placa de inducción no detecta la sartén?

La sartén no es apta para inducción

Si tu placa de inducción no detecta la sartén, lo primero que debes hacer antes de investigar otras posibles causas es asegurarte de que dicha sartén es apta para inducción. Para comprobarlo, tienes que mirar la base, donde deberías encontrar la mención de que la sartén es de inducción. Suele consistir en un símbolo con forma de ondas, pero también es posible que esté escrito o que lo ponga en el embalaje del producto.

En caso de que no lo ponga en ninguno de los dos sitios, lo mejor para saber si es de inducción o no es colocar un imán en la base. Si se pega, seguramente tu sartén es apta para inducción. Por el contrario, si el imán no es atraído, puedes descartar con total seguridad que sirva para inducción. 

La sartén es demasiado pequeña

Las placas de inducción incorporan sensores que detectan la presencia de sartenes y otros utensilios de cocina. Si no detectan ningún recipiente, no se encienden. Entonces, ¿por qué no se enciende la placa si has colocado la sartén encima? Porque las placas de inducción tienen una especificación de tamaño mínimo de los utensilios, la cual suele venir indicada en las instrucciones.

Antes de comenzar a utilizar la placa, tienes que asegurarte de comprar ollas y sartenes del tamaño adecuado. Para ello, debes tener en cuenta que el diámetro de la base del recipiente ha de ser igual al diámetro de la zona de cocción. Si el recipiente es demasiado grande, algunas zonas quedarán fuera y no se calentarán correctamente. Si, por el contrario, es demasiado pequeña, la placa no se activará. 

La pieza no está sobre el sensor de la placa

Como hemos dicho previamente, las placas de inducción cuentan con sensores, los cuales suelen estar en el límite exterior de cada zona de cocción. Esto puede resultar problemático, ya que los recipientes pequeños o medianos solo funcionan en una o dos áreas de cocción porque las áreas más grandes no los detectan. Por ese motivo, acabamos cocinando solo en dos zonas, desaprovechando el área más grande. 

No hay contacto entre la sartén y la placa

La placa de inducción solo se activará si hay contacto. Para ello, necesitas sartenes y ollas gruesas de base plana que no se abomben con el uso. Si la base es demasiado fina, puede sobrecalentarse, abombarse y degradarse, sobre todo al cocinar a mucha temperatura o al dejar la pieza vacía en el fuego. 

¿Cómo puedes evitarlo? Eligiendo menaje de calidad que se mantenga en condiciones óptimas durante más tiempo. Además, te recomendamos que cocines con cuidado y evites dejar piezas abandonadas en el fuego, pues el sobrecalentamiento no solo afecta a las sartenes, sino también a la placa de inducción.

La placa de inducción está dañada

La placa de inducción es muy delicada y puede rayarse con facilidad, por eso hay que limpiarla de forma adecuada para que dure mucho tiempo. Después de cocinar, debes esperar a que se enfríe y, posteriormente, frotar suavemente con un paño o esponja húmeda. Cuando termines, sécala. Y, sobre todo, evita utilizar productos abrasivos. 

Asimismo, te recomendamos que a la hora de cocinar no remuevas los alimentos arrastrando la sartén sobre la placa, ya que, de esta manera, la superficie se raya, provocando problemas de detección. Lo mejor es remover los alimentos en la propia sartén con un utensilio de cocina.

Ahora que ya sabes por qué tu placa de inducción no detecta la sartén, esperamos que puedas seguir cocinando sin estorbos para lograr resultados deliciosos.

}