¿Los microondas son malos para la salud?

Descubre por qué la extendida frase de "los microondas son malos para la salud" es solo un prejuicio infundado.

Seguro que en más de una ocasión has oído que los microondas son malos para la salud. A pesar de que es uno de los electrodomésticos más utilizados en todo el mundo, cuenta con muchos detractores, los cuales afirman que puede tener efectos nocivos sobre nuestro cuerpo. Pero ¿realmente está justificada esa mala fama? ¡Te lo contamos a continuación!

El microondas, siempre en el punto de mira

Desde sus inicios, el microondas ha estado bajo sospecha. Este electrodoméstico nació por casualidad gracias al ingeniero estadounidense Percy Spencer. En 1945, mientras trataba de mejorar el funcionamiento del radar, observó que el chocolate de su bolsillo se había derretido por el efecto de un magnetrón, un elemento que se utilizaba como medidor en los radares.

A raíz de este descubrimiento, se realizaron una serie de pruebas que constataron que las microondas electromagnéticas de baja intensidad calientan los alimentos. Posteriormente, se creó el primer horno microondas, que comenzó a comercializarse en 1947 en EEUU. 

En los años 90, empezó a formar parte de todas las cocinas alrededor del mundo. Sin embargo, ya había adquirido mala fama, que generaba desconfianza entre la población. De hecho, la Organización Mundial de la Salud tuvo que desmentir que tuviera efectos negativos en varias ocasiones.

¿Los microondas son malos para la salud o no?

Al igual que la mayor parte de los temas, este asunto genera opiniones contradictorias. La superstición y la idea de considerarlo antinatural han rebatido los argumentos de la OMS. Sin embargo, la mayor parte de las opiniones en contra surgen al relacionar el microondas con los productos precocinados, los alimentos insalubres y la comida rápida.

Lo cierto es que el microondas no determina la calidad de los alimentos, de forma que es posible comer sano utilizando este electrodoméstico siempre y cuando los alimentos que calentemos en él lo sean. 

Según Ramón de Cangas, experto en Nutrición y Dietética, el microondas no es perjudicial para la salud ni modifica la composición de los alimentos en mayor medida que otras técnicas culinarias, ya que utiliza la radiación no ionizante, no la radiación ionizante. ¿Cuáles son las diferencias entre ambas?

  • Radiación ionizante: esta radiación electromagnética puede romper los enlaces químicos y dañar las células. Proviene de sustancias radioactivas, de los rayos X o de la radiación ultravioleta de alta frecuencia, y puede ser nociva.
  • Radiación no ionizante: no destruye nutrientes porque las ondas no rompen los enlaces químicos de los alimentos ni causan daños en sus células. Además, la temperatura máxima que consiguen es de 100 ºC, muy inferior a la de otros métodos como la plancha o la fritura, por lo que se pierden menos vitaminas.

También nos equivocamos al pensar que la temperatura a la que se calientan los alimentos puede hacer daño. Las microondas elevan la temperatura del agua de los alimentos moviendo sus moléculas a elevada velocidad, lo que no supone modificaciones moleculares ni cambios químicos.

Recomendaciones al utilizar el microondas

No sobrecalientes los alimentos

A la hora de utilizar un microondas solemos cometer errores como dejar que un alimento se caliente en exceso o calentarlo reiteradamente para ir consumiéndolo en varias tandas. 

El problema de calentar un alimento más de la cuenta durante cierto tiempo o recalentarlo es que puede favorecer la aparición de ciertos compuestos químicos nocivos para la salud, como las aminas aromáticas heterocíclicas. Por eso, es importante respetar los tiempos de cocción recomendados y evitar que los alimentos se quemen. 

Utiliza el recipiente adecuado

Con el microondas debemos seguir un protocolo de seguridad a la hora de elegir el recipiente adecuado para calentar un alimento. Los envases de plástico de ciertos alimentos o bebidas para llevar no son aptos para un microondas y, además, perjudican la comida porque agregan químicos durante su cocción. Pero, si utilizas un recipiente hecho de vidrio o de cerámica apta para microondas, no habrá ningún problema. 

Como has podido comprobar, la extendida frase de “los microondas son malos para la salud” es solo un prejuicio infundado, pues este aparato no tiene efectos perjudiciales. Eso sí, para aprovecharlo al máximo, debemos tratar de crear recetas saludables, nutritivas y sabrosas, evitando calentar comida perjudicial.

}