Diferencias entre batidoras y licuadoras

¿Sabes cuáles son las principales diferencias entre batidoras y licuadoras? ¡Descúbrelo!

¿Estás pensando en comprar una batidora o una licuadora y no terminas de decidirte? Aunque ambos aparatos tienen características similares, sus funciones son distintas y los resultados que se obtienen al utilizar cada uno de ellos también son diferentes, ya que no tratan los alimentos de la misma forma. Hoy queremos ayudarte a tomar la mejor decisión contándote cuáles son las principales diferencias entre batidoras y licuadoras

Licuadora

La licuadora sirve para extraer el zumo de las frutas y verduras, por lo que es un electrodoméstico muy específico que solo permite preparar bebidas.

Para ello, dispone de un prensador o un centrifugador, que es el elemento encargado de licuar los ingredientes. Al final se obtiene, por un lado, la pulpa y la fibra y, por otro lado, el jugo.

Gracias a este aparato, se consigue siempre un resultado líquido, ya que las partes sólidas de los alimentos quedan retenidas en un filtro y no se mezclan con el jugo. 

Batidora

La batidora sirve para amasar, mezclar y triturar todo tipo de ingredientes, por lo que se puede utilizar para preparar una gran variedad de alimentos.

Para ello, incorpora un motor en la base, que acciona una cuchilla situada dentro de una jarra con cierre hermético en la que se colocan los productos.

En este caso, la fibra, la pulpa y el zumo de los alimentos no se separan, sino que se combinan, dando lugar a un líquido más denso que con la licuadora, que ofrece resultados siempre líquidos.

Diferencias entre batidoras y licuadoras

Las principales diferencias entre batidoras y licuadoras son las siguientes:

Funciones

La licuadora extrae el líquido de alimentos sólidos, generalmente frutas y verduras, separando la pulpa y la fibra del jugo. Por el contrario, la batidora mezcla, tritura y amasa todo tipo de alimentos y bebidas, combinando sus partes.

Alimentos que se pueden preparar

Con la licuadora se pueden elaborar bebidas como zumos, batidos y smoothies, mientras que la batidora permite preparar, además de estas bebidas, otros alimentos como cremas, salsas, gazpachos, purés, sopas y masas.

Consistencia de los preparados

Al utilizar una licuadora obtenemos bebidas líquidas, suaves y livianas con menos grumos. Sin embargo, con una batidora las bebidas quedan más espesas, densas, consistentes y con más grumos, por lo que se consigue un producto homogéneo formado por una mezcla compleja.

Aprovechamiento de los nutrientes

La licuadora, como separa la pulpa y la fibra del zumo, no aprovecha todo el contenido de los alimentos, de forma que se pierden nutrientes. En el caso de la batidora, se aprovechan mejor los alimentos y los nutrientes, ya que la pulpa y la fibra se combinan con el zumo.

Por ese motivo, si utilizamos una licuadora, necesitaremos un mayor número de frutas y verduras para obtener una cantidad determinada de bebida, en comparación con la batidora.

Limpieza

La licuadora es más difícil de lavar que la batidora porque dispone de filtros, al contrario que la batidora, y cuenta con más piezas que esta última. 

Precio

Las licuadoras suelen ser más caras que las batidoras, aunque depende del modelo. 

Batidoras o licuadoras, ¿cuál elegir?

La elección depende del uso específico que se quiera dar al aparato y el resultado que se desee obtener. Si lo que buscas es un aparato que haga zumos y otros líquidos suaves, la mejor opción es una licuadora. Si, por el contrario, quieres realizar mezclas consistentes, preparar diferentes recetas y triturar alimentos, deberías escoger una batidora

De todas formas, no necesariamente tienes que elegir una de las dos opciones, ya que son dos aparatos con fines distintos que pueden complementarse. Por lo tanto, si dispones de ambos electrodomésticos, podrás preparar una mayor variedad de alimentos.

}