Cómo lavar la ropa blanca

¿Sabes cómo lavar la ropa blanca para conseguir que luzca un blanco perfecto durante más tiempo?

Lograr que la ropa luzca un blanco perfecto durante muchos años puede parecer una tarea compleja. Sin embargo, gracias a los avances tecnológicos de las lavadoras, lo puedes conseguir de forma sencilla. Pero ¿sabes cómo lavar la ropa blanca adecuadamente? En este post te contamos qué pasos debes seguir para lograrlo.

Cómo lavar la ropa blanca

El primer paso es hacer una selección de ropa correcta. Seguramente te sonará obvio, pero lo cierto es que muchas veces se omite este paso por comodidad o por considerarlo poco importante. Sin embargo, es fundamental si queremos evitar que la ropa blanca deje de serlo. 

A la hora de separar la ropa, debes tener en cuenta que en las coladas de ropa blanca se puede incluir tanto las prendas blancas como las de colores pastel y tonos suaves y claros, como el azul, el gris o el crema. Si tu intención es blanquear la ropa blanca, lo mejor es no mezclarla con prendas de otros tonos y hacer una colada de estas últimas.

Además de separar la ropa, hay que considerar otros factores para lograr resultados óptimos en el lavado, como el volumen de ropa, el nivel de suciedad o el tipo de tejido. En este último caso, lo mejor es consultar la información de las etiquetas de la ropa.

Tipos de ropa blanca en función del tejido

Tal y como hemos comentado, debemos tener en cuenta el tipo de tejido tanto para evitar contratiempos en el interior del tambor como para saber qué programa tenemos que seleccionar. Existen tres tipos de ropa blanca:

  • Ropa blanca delicada. En esta categoría se encuentran las blusas, las camisas y la ropa interior, prendas que requieren ser lavadas con agua fría a menos de 30 ºC y con un programa delicado. 
  • Ropa blanca normal. Las prendas de algodón y las prendas sintéticas no necesitan un tratamiento especial. Simplemente tendremos que escoger el programa adecuado en función del tejido. 
  • Toallas, sábanas y calcetines. Lo recomendable en estos casos es seleccionar un programa de lavado con una temperatura elevada, pues, de esta manera, nos aseguramos de que estas prendas se desinfectan correctamente. 

Consejos para evitar que la ropa pierda el blanco

Llegados a este punto, seguro que sabes cómo lavar la ropa blanca para que quede en perfecto estado. Pero, además, queremos darte una serie de consejos para lograr los mejores resultados:

Trata las manchas correctamente

Las manchas se deben tratar rápidamente para que no queden impregnadas en los tejidos, sobre todo en el caso de las prendas blancas.

Lava con agua fría

Si quieres mantener el blanco original de la ropa, lo mejor es lavar con agua fría, ya que el agua caliente es más agresiva con la ropa. Pero, si deseas una higiene en profundidad, puedes lavar las prendas a temperaturas de entre 40 ºC y 60 ºC, siempre que el tejido lo permita.

Evita el uso de lejía

La lejía puede llegar a provocar manchas amarillas tras varios lavados, por eso es recomendable evitar usarla. La mejor opción es usar blanqueadores específicos.

Seca la ropa tras el ciclo de lavado

Para evitar el olor a humedad, debes procurar secar la ropa en cuanto termine el ciclo de lavado. En caso de que vayas a utilizar la secadora, debes tener en cuenta que las prendas delicadas requiren temperaturas bajas, mientras que la ropa sintética y la ropa de algodón se puede secar a temperatura media o alta. 

No sobrecargues el tambor

Introducir muchas prendas en la lavadora puede tener un efecto contraproducente: además de afectar al funcionamiento de la lavadora, no permitirá que el detergente llegue bien a todas las zonas. Por lo tanto, la ropa no saldrá tan limpia como cabría esperar.

Ahora ya sabes cómo lavar la ropa blanca para obtener los mejores resultados. ¡Pon estos consejos en práctica y disfruta de ropa blanca durante más tiempo!

}