como desatascar el fregadero

Cómo desatascar el fregadero

¿Quieres saber cómo desatascar el fregadero sin tener que recurrir a un profesional? ¡Te lo contamos!

Los atascos en los fregaderos de las viviendas son muy comunes. Por lo general, no se producen por un fallo en la instalación o por falta de cuidado, sino por la adherencia de los restos de comida y de la grasa a las paredes. Si quieres solucionar este problema sin tener que recurrir a un profesional, no te pierdas este post, donde te explicamos cómo desatascar el fregadero.

Cómo desatascar el fregadero

Desatascar el fregadero es una tarea sencilla en la mayor parte de los casos, incluso cuando no se tienen conocimientos de fontanería. A continuación, te mostramos varias opciones para lograrlo.

Limpiar el sifón

La mayoría de los fregaderos tienen un sifón que está conectado con el desagüe. Una vez que lo hayas localizado, coloca un cubo debajo del mismo y desenrosca la tapa. Después de limpiarlo, vuelve a enroscar el tapón, asegurándote de colocar la junta de la goma correctamente. 

La mayoría de los atascos se solucionan de esta forma. Pero, si continúas teniendo problemas, puedes probar otros métodos.

Desatascar las cañerías

Si el atasco está en las cañerías, lo que debes hacer es desatascarlas. Para ello, existen diferentes opciones: el desatascador de mano, consistente en una ventosa acoplada a un mango, el desatascador de muelle, que es un muelle que se introduce en las cañerías a través del bote sifónico, y el desatascador neumático, semejante a una bomba de bicicleta, que ejerce una mayor presión de vacío.

Si optas por el desatascador de mano o el desatascador neumático, debes asegurarte de que el vacío es completo. Para ello, tapa el rebosadero con la mano o con un trapo mojado. De esta manera, se logrará el efecto ventosa deseado.

Si vas a utilizar el muelle desatascador, desenrosca el sifón e introduce el alambre por el tubo de desagüe. Hazlo girar para que la tubería se vaya limpiando. Tras eliminar el atasco, aclara con abundante agua para eliminar los restos adheridos a las paredes del tubo.

Utilizar vinagre y bicarbonato

Si tras poner en práctica los métodos anteriores tu fregadero sigue atascado, puedes probar con este truco, que consiste en mezclar agua, vinagre y bicarbonato. Tan solo necesitarás un vaso de vinagre, un vaso de bicarbonato y agua hirviendo.

Lo primero que debes hacer es retirar el tapón del desagüe y eliminar los restos y el agua estancada. Después, introduce medio vaso de bicarbonato en el fregadero y vierte agua hirviendo para que la suciedad se vaya disolviendo. Deja que actúe entre 5 y 10 minutos. 

A continuación, echa el resto de bicarbonato y todo el vinagre del vaso. Cubre el desagüe con un tapón y espera 5 minutos. Si se empiezan a generar burbujas y espuma, no te preocupes: eso significa que la mezcla está haciendo efecto. Finalmente, echa agua hirviendo por el desagüe. Repite este proceso tantas veces como sea necesario hasta que el fregadero se desatasque por completo.

Consejos para evitar que se atasque el fregadero

Para evitar que se formen atascos en el fregadero y en las tuberías, te recomendamos que sigas estos consejos:

  • Utiliza agua caliente o tibia para limpiar los utensilios, ya que el agua fría hace que el aceite se solidifique y se pegue a las paredes. 
  • Evita tirar restos de comida por el fregadero y asegúrate de limpiar bien los platos, los cubiertos y el resto de utensilios de cocina.
  • No viertas aceite u otros productos que contengan esta sustancia por el fregadero, ya que podría hacer que los restos de comida quedaran adheridos a las tuberías.
  • Limpia el fregadero de forma regular utilizando agua hirviendo para eliminar la grasa acumulada.

Estos métodos sobre cómo desatascar el fregadero te ayudarán a solucionar el atasco en las tuberías. Sin embargo, para evitar que se vuelva a producir, lo más aconsejable es realizar un mantenimiento periódico de las mismas. 

}